Gazpacho de Ángeles (no andaluz)

Home / Recetas / Entrantes / Gazpacho de Ángeles (no andaluz)

Gazpacho de Ángeles (no andaluz)

Sabido es que a la hora de hablar de gazpachos, como de sopas de ajo, tortillas de patatas y un largo etcétera cada uno tiene sus preferencias y su recetas magistrales. Además es corriente que un mismo nombre defina conceptos muy distintos: no tiene nada que ver un salmorejo cordobés con un salmorejo extremeño, igual que un gazpacho andaluz o común no se parece en casi nada a un gazpacho cartagenero.

Siendo El capitán un amante del tomate en cualquiera de las formas en que se le presente no podía faltar en su menú el GAZPACHO. Me anuncia mi tripulación la próxima llegada de alguna receta de semejante manjar con el nombre y apellido más conocido, el de Gazpacho Andaluz. El que paso a relatar y detallar a continuación lleva el nombre de GAZPACHO DE ÁNGELES no porque, en su soberbia marinera, El Capitán crea que es el mejor alimento para seres espirituales al servicio de la Divinidad, sino en homenaje a la santa madre de uno, que tenía ese nombre, y que se empeñó desde que era pequeño el comandante de esta nave en hacerle disfrutar con esta receta. Y ya sabes, querido grumete cocinillas, que como la comida de una madre o de una abuela no hay nada.

Paso a meterme en tomate. Os aseguro, eso sí, que la receta es bien sencilla y más sana que ninguna.

Resumiendo diría que es un GAZPACHO ROJO ROJO, con poco aceite, poco vinagre y nada de pan.

Ingredientes (para 2 litros aproximadamente)

2 kg de tomates maduros (muy rojos y puedes mezclar los de pera o los de ensalada pero siempre MUY MADUROS)

1/2 pimiento morrón MUY ROJO

1 pepino pequeño (o medio si es grande)

2 vasos de agua

4 cucharadas de vinagre (más o menos, al gusto)

4 pellizcos de sal (más o menos, al gusto)

2 pellizcos de pimienta recién molida (más o menos, al gusto)

Y nada más

Preparación

Troceamos el pimiento y el pepino y lo trituramos en la batidora con un vaso de agua (la cacharro-mix vale porque no vamos a necesitar mucha potencia, es más mejor poca)

Troceamos el tomate limpio y lo vamos echando poco a poco en la trituradora. El secreto-truco para que salga muy rojo consiste en triturar poco el tomate. Lo fácil y habitual es destrozarlo todo a máxima potencia con lo que conseguimos que le entre demasiado aire y nuestro gazpacho parezca un zumo de naranja. Insisto, lo trituramos muy suavemente en la cacharro-mix y le añadimos otro vaso de agua. Vamos a conseguir algo similar a cuando rayamos un tomate para ponerlo en el pan de desayuno. Tranquil@ si te quedan pieles y pepitas a la vista.

A continuación sacamos del armario ese artilugio cada vez menos usado y maravilloso que es el pasapuré y lo reivindicamos para nuestra cocina. Con el resultado de lo triturado en la ‘cacharro-mix’ vamos incorporando poco al pasapuré colocado sobre un bol grande y empezamos a dar vueltas a la manivela. Aquí desaparecerán muchas de las pieles.

Si os habéis dado cuenta hasta el momento no le hemos puesto ni sal, ni aceite ni vinagre. No es un olvido, va en relación con el color rojo que queremos para nuestro gazpacho.

Terminamos con el pasapuré. Si nos quedará todavía algún grumo provocado por alguna piel resistente e invencible le atizamos una ligera (muy ligera) pasadita del brazo batidor (siempre conocido como la minipimer o algo así).

Llegó el momento de la sal. Son tres pellizcos, o cuatro, o los que vuestro paladar demande. Ahora el vinagre: empezamos por 4 cucharadas y probamos. El aceite: en proporción de 3 a 1 con relación al vinagre. Un par o tres giros de molinillo de pimienta. Probamos y rectificamos de todo lo anterior pero no hará falta mucho más.

Con todo incorporado damos unas cuantas pasadas con la varilla de mano para mezclar todo bien, especialmente el aceite y AL CONGELADOR para que llegue muy frío a la mesa. Si va a estar mucho tiempo lo sacamos de vez en cuando y meneamos con la varilla para que no se nos congele y, por favor, no os paséis la mañana probándolo que bajará notablemente la cantidad a servir luego (sé que va a ser difícil pero intentadlo). OTRA COSA IMPORTANTE: No se os ocurra pasarlo todo por el chino pues os quedaréis con un AGUA DE TOMATE y no gazpacho.

Próximamente, cuando llegue directamente desde Sevilla, os pongo el GAZPACHO ANDALUZ auténtico y a petición de mi santa probabremos (y os lo contaré) el GAZPACHO CARTAGENERO.

 

El Capitán
El Capitán
Blog Gastronómico Grumete
Artículos recientes

Deja un comentario

Empieza a escribir y pulsa Enter para buscar

CocaSal12Guacamole2