Helado de mango y plátano Hay

Home / Recetas / Postres y dulces / Helado de mango y plátano Hay

Helado de mango y plátano Hay

No, no hay una errata en el título. Ni tampoco que El Capitán haya escrito esta entrada un tanto beodo y confundido. Ni mucho menos que se encuentre en pleno proceso de aprendizaje Jedi con el Maestro Yoda. Es simple y llanamente un homenaje a Donna Hay, la australiana -¿cómo definirla?- a la que le gusta la cocina y ha escrito muchos libros sobre la idem, además de presentar programas de cocina. Algunos la definen, de manera un poco cursi como estilista alimentaria. Pues: cocinera y en paz. Si no es chef, algo a lo que ahora muchos se apuntan sin serlo por culpa de la tele, es cocinera, bastante más que cocinillas como el que escribe.

Y escribe El Capitán en puerto y en plena canícula de julio sufriendo los 40º. Y si el otro día se hacía un GAZPACHO DE ÁNGELES hoy toca refrescarse con sabroso HELADO DE MANGO Y PLÁTANO o al revés, como cada uno prefiera a la hora de darle preponderancia a una fruta u otra, pero teniendo en cuenta que se impone siempre el plátano. Helado maravilloso, fácil y sin heladera.

Ingredientes

3 mangos MUY MADUROS ( o 4 si queremos darle más sabor)HeladoMangoPlatano2

2 plátanos maduritos sin pasarse (o alguno más pero depende del sabor preponderante que queramos darle a nuestro helado, a los míos les gusta que sepa más a mango)

2 yogures griegos (le darán más cremosidad, si queréis que sean azucarados pero no hace falta)

1 cucharada de leche condensada (OPCIONAL por si queréis endulzar y darle más tono cremoso)

Preparación

La noche anterior troceamos los mangos y los plátanos en cubos y congelamos por separado.

Al día siguiente en nuestra cacharromix batidora (necesitamos que tenga una cierta potencia) vertemos los yogures y añadimos poco a poco los trozos de plátano y batimos-trituramos, después, y también poco a poco, los trozos de mango y seguimos batiendo-triturando. Ayudaremos a la cacharromix si fuera necesaria con la espátula o la lengua (la de silicona, claro). Conseguido el efecto homogéneo de helado cremoso deseado procedemos a servir o, en su caso (lo más probable), a depositar en un recipiente cerrado y volver al congelador hasta la hora de servir. Si va a pasar tiempo hasta que lo degustemos sacar unos 15 minutos antes del congelador.

Y nada más que… a ustedes les guste y siente bien. Seguras ambas cosas porque está buenísimo y porque es muy sanote.

El Capitán
El Capitán
Blog Gastronómico Grumete
Artículos recientes

Deja un comentario

Empieza a escribir y pulsa Enter para buscar

Guacamole2Ajoblanco1